La época imperial en la que los zares dominaban Rusia resplandece en nuestra memoria gracias a los lujos de la corte. Moscú, San Petersburgo y Kiev han sido, a lo largo de la historia, las tres ciudades más importantes. En esos lugares se respira un ambiente indescifrablemente exótico. Pasear por las calles es como sumergirse en el interior de un país de leyenda, donde la más original de las fantasías se ha convertido en realidad.
DIA: 1 AMÉRICA – MOSCÚ

Salida de la ciudad de origen en vuelo con destino a Moscú

DIA: 2 MOSCÚ

Llegada. Traslado al hotel. Resto del día libre. Posibilidad de realizar una visita (opcional) Nocturna de Moscú. Cena y Alojamiento.

DIA: 3 MOSCÚ

Desayuno. Visita panorámica: la Avenida Novi Rabat, cuyos primeros moradores fueron los streltsí (el ejército del zar), los muelles del río Moskova, de los que 80 kilómetros fluyen por la ciudad; la Plaza Roja, con el bello edificio del Museo de Historia, y la Catedral de San Basilio, construida en 1561 por orden del Zar Iván el Terrible, un monumento que perpetúa la victoria de las tropas rusas sobre las tártaras, y con una truculenta historia sobre su constructor; la Universidad Lomonossov; el Parque de la Victoria; el Teatro Bolshoi, también visitaremos el Metro de Moscú, conocido como un auténtico palacio subterráneo cuyas obras se iniciaron en agosto de 1931 inaugurando las diez primeras estaciones el 15 mayo de 1935, hoy cuenta con 165 estaciones, 11 lineas y una extensión de 260 km. Transporta diariamente a 13 millones de viajeros a velocidades de hasta 90 hm/hr, salvando los desniveles con escaleras automáticas que alcanzan una longitud de 40 hm. etc. Almuerzo y tarde libre para seguir recorriendo tan interesante ciudad. Alojamiento.

DIA: 4 MOSCÚ

Desayuno. Día libre. En la mañana (opcional) una excursión a Sergei Posad, considerada como una de las poblaciones más interesantes del llamado Anillo de Oro. En este día podremos descubrir este conjunto amurallado surgido en el siglo XIV, que en poco tiempo se convirtió no sólo en un centro destinado a la oración sino en un importante enclave económico en que los propios monjes eran los encargados de su defensa en tiempos de guerra. Con el monasterio de Troiste-Sergueiev, lugar de peregrinación de los ortodoxos, con varios edificios que datan de entre 1422 y 1692. En el interior del monasterio se encuentran las catedrales de la Santísima Trinidad, construida en 1423, en la que destaca el iconostasio que está formado por 42 iconos,y la de la Asunción, fundada en 1559 por Iván el Terrible y que destaca por sus magníficas cúpulas formadas por la central, de color dorado, y las otras cuatro de color verde con estrellas de oro; la iglesia de San Juan Bautista, el Palacio del Refectorio y la Iglesia de San Sergio que destaca por ser la de mayor extensión del siglo XVII, construida sin pilares, con una superficie de 500 m2. Según la leyenda, aquí se fabricaron las primeras y populares matrioshkas. Regreso a nuestro hotel en Moscú. Tiempo libre. Alojamiento

DIA: 5 MOSCÚ – SAN PETERSBURGO

Desayuno y día libre para conocer alguno de los interesantísimos lugares que nos ofrece la ciudad, como el interior de la Catedral de San Basilio, finalizada en 1561 donde destacan sus cúpulas de colores o también puede aprovechar para conocer zonas comerciales como los grandes almacenes GUM, uno de los centros más grandes y exclusivos del mundo, construido en época soviética o visitar alguno de sus museos como el Museo Nacional de Bellas Artes, o la Galería Estatal Tretyakov, con colecciones que abarcan el período del siglo X al siglo XX y todas las escuelas de pintura de Rusia, empezando con los iconos antiguos hasta las obras de vanguardia, etc. Posibilidad de realizar una visita (opcional) al Kremlin, antigua residencia de los zares, con las catedrales de la Anunciación y de la Asunción, la cual se halla en el lugar que ocupaba la primera iglesia de piedra de Moscú del siglo XIV y que durante cuatro siglos fue el principal templo de Rusia, pues en ella se coronaban los zares y se celebraban las ceremonias solemnes, y la de San Miguel Arcángel, en la cual están enterrados numerosos zares. También podremos ver, durante la visita, el cañón del zar Iván el Terrible, de 5m y 40 toneladas, construido en 1586. Es el de mayor calibre y nunca ha sido utilizado y la campana de la zarina, la mayor jamás fundida. Al final del día, traslado a la estación de ferrocarril para tomar un tren nocturno con destino San Petersburgo. Alojamiento en compartimentos cuádruples (opcional en dobles, triples o individuales).

DIA: 6 SAN PETERSBURGO

Desayuno. Llegada a San Petersburgo, capital cultural de Rusia, fundada por el zar Pedro el Grande en el año 1703 con el propósito de dar una salida de Rusia hacia Europa, siendo capital del país hasta 1918. La ciudad cambió de nombre varias veces, llamándose Petrogrado entre 1914 y 1924 y Leningrado, desde esa fecha hasta 1991 en que retomó su nombre original. Visita panorámica: Plaza del Palacio y Palacio de Invierno, San Isaac, el Almirantazgo, la Avenida Nevsky, Isla Vasilievski con las Columnas Rostrales, los puentes sobre el río Neva, la catedral de Nuestra Señora de Kazán etc. Almuerzo. Tarde libre para seguir conociendo alguno de los muchos tesoros de esta ciudad. Posibilidad (opcional) de dar un paseo en barco por esta Venecia del Norte que cuenta con casi 500 puentes y más de 100 islas. Alojamiento.

DIA: 7 SAN PETERSBURGO

Desayuno buffet. Día libre o excursión (opcional) a Petrodvorets, lugar de veraneo fundado por Pedro I en 1705, (la construcción del parque y palacios comenzó en 1710). Los Palacios son comparados con los de Versalles y sus jardines son uno de los parques más hermosos del mundo, cuya construcción original se debe a arquitectos como Braunstein, Zemtsov y Leblond, más tarde rediseñada y ampliada por el arquitecto de la corte, Francesco Bartholomeo Rastrelli, artífice, entre otros, del Palacio de Invierno, el Palacio de Pushkin y la Catedral Smolny. Visita (opcional) de El Ermitage, museo que ocupa seis edificios, entre los que se encuentran el Palacio de Invierno, residencia oficial de los zares. El Palacio Menshikov, el Edificio del Estado Mayor. El Ermitage figura entre los museos más importantes y más grandes del mundo junto con el Louvre en París, el Museo Británico en Londres, el Prado en Madrid y el Metropolitan de Nueva York. Contiene obras maestras de todos los tiempos, lugares y artistas del mundo. En suma, unos tres millones de obras de arte distribuidas a lo largo de sus casi 22 km y 400 salas. Alojamiento

DIA: 8 SAN PETERSBURGO

Desayuno buffet. Día libre para conocer sus calles y algunos de sus lugares más emblemáticos como la hermosísima iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada o alguno de sus museos como por ejemplo el Ruso, donde encontramos una de las mayores colecciones de iconos o el etnográfico, con una amplia colección que explica sobre las costumbres y la vida de los pueblos que habitan en Rusia, etc. Visita (opcional) de la Fortaleza de Pedro y Pablo, antigua prisión zarista, en la que hay una de las catedrales de la ciudad, la cual alberga las tumbas de la Dinastía Romanov, y la Catedral de San Isaac y su museo de iconos y mosaicos. Por la tarde puede visitar (opcional) el Palacio Pushkin, el cual fue mandado construir por las zarinas Isabel I y Catalina la Grande y donde destaca la Cámara de Ambar y el Salón Dorado o del Trono. En la noche, opcional, asistencia a un espectáculo de música y folclore tradicional rusos. Alojamiento.

DIA: 9 SAN PETERSBURGO

Desayuno buffet. Posible tiempo libre hasta la hora del traslado al aeropuerto. Fin de nuestros servicios.